El Párroco de Coviella

Basílica de Covadonga - Asturias - AcertijoUna mañana, exactamente al amanecer, el párroco de Coviella, dejó su iglesia y se dirigió a Covadonga. El camino que escogió era estrecho, iba en zigzag sobre la montaña hasta llegar al santuario que se encuentra en la cima. Su ascensión fue muy desordenada, caminando a ritmos muy dispares, deteniéndose varias veces, para descansar, comer e hidratarse (increible pero solo llevaba agua fresca para ello). Llegó al santuario poco antes de la puesta del sol. Despues de varios días de ayuno y oración, emprendió, a la salida del sol, su camino de vuelta siguiendo la misma ruta que le llevó a la cima. También la bajada fue muy irregular, a ritmos muy dispares, deteniéndose varias veces para comer y beber, pero finalmente llegó a su iglesia al anochecer.
¿Existirá algún punto del trayecto en el que el cura se encuentre exactamente a la misma hora en la ascesión y en la bajada?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *