Telechorradas en la telebasura

1000 programas de Ana Rosa

1000 programas de Ana Rosa

Cada día me sorprende más la televisión que se hace en España. Cualquier tarde que te pongas a hacer zapping es increíble con las cosas que te puedes topar. Últimamente después de comer me pongo un programa de Antena 3 cuyo nombre no logro recordar pero que es el típico programa de tarde, es decir, maciza se rodea de diferentes expertos en todos los temas y van dando noticias de sucesos (cuánto más truculenta o más cadáveres hay más tiempo le dedican) y cuando te levantas del sofá piensas, joder, que ignorante soy y que gran fuente de conocimiento son los tertulianos.

Televisión BRAUN HF-1 (años 50)

Televisión BRAUN HF-1 (años 50)

Es que saben de todo y de todos. Lo mismo un tío que va vestido con zapatos y chaqueta blanca te da un curso sobre lo que se lleva y lo que no y cómo tienes que vestirte para ser el más IN de Villa Cenutrio, que un tío con pinta de lelo te informa y opina de TODAS LAS COSAS que te puedas imaginar. Si muere Benedetti, el tío se vuelve un experto en el poeta y su ambiente; que se habla del caso de Marta del Castillo, el mismo experto en Benedetti se torna en un maestro de las leyes españolas jueces y la búsqueda y el rastreo de cadáveres; que resulta que es el día internacional de la coprofagia, de nuevo el mismo tío es un experto increíble en el tema (igual ésto es lo que menos te sorprenda que sepa).

En fin y en resumidas cuentas, somos todos unos catetos y menos mal que estos contertulios llenos de conocimiento nos abren los ojos día a día. Estos supuestos expertos en todo están en todos los programas de la tele y me hace gracia escucharlos. Todo lo que dicen son obviedades, manejan la demagogia hasta el punto de hacerme sentir vergüenza ajena, cómo se nota que los conocimientos que tan bien parecen manejar, no son fruto de la lectura continuada ni del conocimiento de los años, sino de una rápida consulta en la Wikipedia, una busqueda rápida en Google y solventan la papeleta. Aparecen en la TV  con el único objetivo de hacer demagogia barata a la gente que vea ese tipo de programas. Cada vez que un paleto de los programas de sobremesa aparece queriendo arreglarme la vida deseo por dentro que pase algo, no sé, que se descuelgue un foco y que lo aplaste allí mismo en directo, mientras da una clase magistral de montaje de focos en platós de televisión o que un espontáneo loco del público salte ante las cámaras y le prenda fuego, justo cuando esté dando un discurso demagógico diciendo que debería haber un día en el calendario llamado “día internacional de locos espontáneos que prenden fuego a soplagaitas en directo”.

Otra cosa que me indigna de esta TV de hoy en día es la publicidad. A ver ¿se creen que la gente es idiota? El otro día pusieron en la publicidad a un médico de la asociación del colesterol hablando como un padre a un hijo, cuídate el colesterol, me preocupo por ti…  Dos anuncios después aparece el anuncio de Danacol que casualmente es para reducir el colesterol. ¿Ésto no era publicidad subliminal? Aquí la gente solo se escandaliza cuando una discoteca hace publicidad y utiliza a las mujeres como reclamo, mujeres que son perfectamente libres para hacer lo que les de la real gana, pero resulta que ésto es un escándalo (habrá que darle alguna utilidad al ministerio de demagogia, perdón, digo de igualdad). Total, para que un grupo de feministas odiosas y feas puedan prohibir a niñas de 18 años ponerse una minifalda que ellas jamás podrían llevar, y por supuestos, esas cartas de disculpa de la discoteca y que malos somos, que lascivos, y  perdone, jamás volverá a pasar… Cuando la respuesta lógica debería ser que en tu negocio montas la fiesta que te salga de los cojones y que cualquiera es libre de ir o de no ir, o que coño, de hacer lo que le de la gana.

Paris Hilton

Paris Hilton

La última moda es copiar todos y cada uno de los teleformatos chorras americanos. Que si supervivientes, que operación triunfo, que si american idol, the simple life… Por supuesto, siempre dándole un toque más cutre, más español. Todos esos programas de la llamada telerrealidad que ya llegan a rozar la estupidez más absoluta en plan: vamos a meter a seis terroristas palestinos y a seis judíos ortodoxos en la casa de Guadalix de la Sierra, el que sobreviva gana un trozo de desierto, o vamos a juntar a gráciles niños de 10 años en una iglesia con curas irlandeses católicos a ver que pasa. Basta ya por favor.

Lo peor es que a estas telechorradas les queda aún bastante tiempo. Hasta que algo se tuerza, y por la isla de supervivientes aparezca una tribu isleña desconocida y haga un famosicidio o lo que es peor, capturen a Juanito el Golosina y se lo coman asado cual cochinillo (que ya tendría la tribu para comer bastante tiempo) o que en el programa ese que meten a Paris Hilton a vivir en una granja, ésta sea violada y devorada por una piara de cerdos. Entonces las televisiones se retirarán a ver qué han hecho mal. Y  no regresarán hasta que se les ocurra alguna nueva telechorrada que vendernos.

  6 comments for “Telechorradas en la telebasura

  1. Miss Alonso
    16/06/2009 at 23:33

    Jajja, muy bueno Curro.
    Bienvenido!!

  2. niño burbuja
    17/06/2009 at 11:47

    Grande Currastre!!! Verdades como puños. Para cuando un reportaje sobre la Joy? Cristiano podría ser un buen compañero para los jueves

  3. Nacho Bosque
    19/06/2009 at 12:15

    La niñera-amante de Beckham masturbando a un cerdo es la imagen más dantesca que yo he visto y oído (oink oink no pares… oink oink) Después de eso, solo queda, como bien explica el artículo, ver al Golosina (o a Falete, que también gustaría a la audiencia) en una barbacoa indígena cual pinchos morunos.

    Muy bueno y muy muy gracioso.

  4. dtordable
    19/06/2009 at 13:43

    Coño Nacheit a ver cuando te marcas un escrito de los tuyos pata publicar aquí

  5. maño
    28/06/2009 at 01:13

    Gran artículo currastre, tienes toda la razón del mundo

  6. Estepario
    29/06/2009 at 15:22

    No me ha gustado. Lenguaje de tasca. Periodismo?? Lo dudo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *