Mentiras al desnudo: Ni Shakespeare ni Cervantes murieron el 23 de abril de 1616

Shakespeare y Cervantes no murieron el mismo díaConviene recordar, hoy 23 de abril “Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor” proclamado en 1995, con más acierto popular que rigor histórico, por la Conferencia General de la UNESCO para celebrar el aniversario de la muerte de esas figuras que hacen que preservar el idioma merezca la pena (hablo de Miguel de Cervantes, Inca Garcilaso de la Vega y William Shakespeare), que por más que nos empeñemos, ninguno de ellos murió el 23 de abril de 1616.

Fue un tal Víctor-Marie Hugo, poeta, novelista y dramaturgo francés el que a mediados del S-XIX, reparando en la coincidencia en la fecha de muerte de estos astros de la literatura universal, difundiera tan errónea idea, la cual, perdura hasta nuestros días, liando a propios y extraños.

Cervantes, que nació casi 69 años antes que el inglés en la madrileña localidad de Alcalá de Henares, murió un 22 de abril del año bisiesto de 1616 en Madrid, pero no fue hasta el día 23 cuando se verificó su austero entierro en el Convento Trinitario tras un largo día de velatorio en su casa.

Por el contrario, William Shakespeare, poeta, dramaturgo, actor y por casi todos, profanos y expertos, considerado como el celebérrimo escritor de la lengua inglesa por antonomasia, a diferencia de Cervantes, si murió el 23 de abril de 1616, pero el 23 de abril según el almanaque que en el S XVII regia en Inglaterra, es decir, el 23 de abril del calendario Juliano. Este calendario creado en el S I A.c. y basado en el movimiento del sol para cuantificar el tiempo, cuenta con 11 días mas que el calendario Gregoriano, calendario ya usado en España en este siglo. Es decir, que aunque Shakespeare y Cervantes hubieran muerto en la misma fecha, no murieron el mismo día.

Por último y no menos flagrante, esta el caso de Inca Garcilaso de la Vega, al que se le atribuye la fecha de su muerte con métodos más propios de la aritmética Pitagórica que los de la constatación científica. Si bien se desconoce la fecha exacta de su muerte, es posible enmarcarla entre los días 22 al 24 de abril de aquel glorioso año, coincidencia que algún espabilado aprovechó para asignarle, sin ruborizarse lo más mínimo, esta fecha como el día de su muerte.

Apunto, y sólo como nota al margen, a colación de esta curiosa y magnética fecha, que Leonardo di ser Piero da Vinci, el que fuera el “homo universalis”, el gran artista intelectual de todos los tiempos; en el ocaso de su vida, creyendo que la muerte le acechaba (y no se equivocaba), decide escribir su testamento un mismo 23 del mes de abril de 1519, y así, en presencia de Guillermo Borcau, notario real de la alcaldía de Amboise, escribe su ultima voluntad falleciendo nueve días después en esa misma localidad.

Aunque desde luego tenemos que estar felices porque cada año un día como hoy se escuche primero el nombre de Miguel de Cervantes que el de Ronaldo, Messi o eruditos similares, en estos medios de comunicación más propios del Medievo más carnavalesco, celebremos este día con cierto rigor y simplemente seamos conscientes de que lo que hoy honramos, es el medio de expresar nuestros pensamientos y su alter ego en su versión escrita, los libros.

 

  1 comment for “Mentiras al desnudo: Ni Shakespeare ni Cervantes murieron el 23 de abril de 1616

  1. Rafael Hernández
    25/10/2015 at 18:36

    Pues,vaya fiasco por Dios! Con el tema de los Calendarios reinantes en cada época distinta estaba más que clara la confusión de fechas y coincidencias erradas!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *