FC SANKT PAULI: El equipo de las putas y los punks

El destino del FC Sankt Pauli ha ido siempre ligado al distrito del mismo nombre que existe en la ciudad alemana de Hamburgo. En dicha metrópoli se localiza el segundo puerto comercial más grande de Europa, que sirve de sustento para una gran mayoría de la humilde barriada. Sería imposible conocer la idiosincrasia del equipo sin antes haber paseado por las calles de este hanseático suburbio. Este enclave, forjado entre muelles a las orillas del Elba, es sinónimo de diversidad cultural y de tolerancia. Un barrio cosmopolita, con inquietudes culturales y políticas. La esencia de Sankt Pauli ha marcado hondamente el carácter del equipo, que es un fiel reflejo de su sociedad.

El FC Sankt Pauli fue fundado en el año 1899 como un grupo informal de entusiastas del futbol. El club, tal y como lo conocemos hoy en día, adquiere sus señas de identidad en la década de los 80. El barrio se convirtió en una amalgama de culturas, influenciadas por una ideología de izquierdas. Eran tiempos reivindicativos: movimientos okupas, punks, estudiantiles e intelectuales se instalaron en Sankt Pauli y adoptaron al equipo local, transmitiéndole sus valores. El club fue reestructurado por completo. La nueva afición se involucró plenamente, inculcando su carácter revolucionario. Los Punks introdujeron la bandera pirata como símbolo de la lucha contra el capitalismo. A partir de ese instante, la calavera con las tibias cruzadas se convertiría en el emblema no oficial del equipo. Los banderines de corner con la efigie pirata, confirman que nos encontramos en la casa de los desheredados.

El fenómeno Sankt Pauli no se podría explicar sin la música rock, que caldea todos los partidos. El sonido ensordecedor de las guitarras de AC/DC estalla por megafonía al inicio de cada encuentro, y el público enloquece cuando escucha la canción Song 2 de Blur, ya que significa que el equipo ha marcado gol.

El ambiente “Kult” que se apoderó del barrio, se trasladó en masa a las gradas del estadio Milerntor. Antes de la década de los 80, la afluencia era mínima. Escasos 1.500 espectadores se difuminaban en sus solitarias gradas. La llegada de esta nueva ola social revitalizó al club por completo. A partir de este momento, 15.000 incondicionales aficionados rebosan el estadio cada fin de semana. El equipo es arropado a fe ciega, independientemente de la buena marcha del club. Resultaba realmente impactante ver como una enfervorecida hinchada de 15.000 militantes acompañaba al equipo en su dura travesía por la tercera división alemana.

La solidaridad y el mestizaje es la razón de ser de esta afición. El Milerntor es un colorido mural de personajes que anima en coro. Las crestas se alternan con las descocadas mini faldas de las prostitutas, acérrimas seguidoras del equipo. El distrito de Sankt Pauli es conocido en toda Alemania por la Repperbahn Strasse, la calle del pecado y la lujuria. Esta vía está flanqueada por burdeles y locales de moral laxa. Las mujeres no se atreven a adentrarse, bajo amenaza de agresión. Las prostitutas defienden su territorio y atacan, verbal y físicamente, a toda mujer que se atreva a asomar la cabeza por allí. Más de una ha salido con una patada en el culo o con un salivazo en la cara. Unos jovencísimos Beatles visitaron la Repperbahn, y tras su paso exclamaron que aquella experiencia les había hecho adultos.

El Sankt Pauli nunca ha sido un equipo de gloria, pero gracias a sus continuos actos solidarios goza de la simpatía de todo el país. La última campaña, bajo el eslogan Viva con Agua de Sankt Pauli, se reunió dinero para dispensadores de agua para escuelas en Cuba. Un estudio reciente estimó que el equipo tiene aproximadamente 11 millones de admiradores en todas partes de Alemania, y aproximadamente tiene 200 clubs de fans.

La siempre precaria situación económica del equipo les ha impedido cosechar mayores éxitos, y sólo en cinco ocasiones han disfrutado de la compañía de la élite de la primera división. Actualmente, se encuentran en Segunda, después de haber ascendido hace dos años. El Sankt Pauli se caracteriza por ser un club de firmes convicciones, por encima de los valores materiales. Su lucha contra el capitalismo le cierra las puertas del dinero y de la fama. La afición, siempre comprometida con los más desfavorecidos, rechaza el éxito conseguido a cualquier precio, y defiende un fútbol modesto, pero lleno de sentimientos.

 

  5 comments for “FC SANKT PAULI: El equipo de las putas y los punks

  1. palet
    19/05/2009 at 08:38

    Cuando visitamos la Repperbahn, yo tambien me quiero hacer adulto!

  2. Christian C-Taylor
    19/05/2009 at 12:19

    Me gusta cómo escribes Doria, quiero más cometnarios sobre putillas de grada y mamarrachos de barrio, como Dani.

  3. Taylorism
    23/01/2010 at 12:13

    http://www.historiador.net/shakeit.php

    Echa un vistazo a este enlace, he incluído tu noticia en Historiador.net, si recibe votos, podrá ser portada, todo depende de tu escritura. Ánimo.

  4. Solskjaer
    25/01/2010 at 12:39

    Muy buen artículo!

  5. 3ª via
    23/01/2011 at 03:15

    Un barrio de mierda, al capitalismo se le combate pensando, no fumando porros. Espero que mi ciudad siga siendo humilde pero habitable, como lo ha sido siempre, y no un antro como este ‘sitio’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *