Cuando la gente va a trabajar no deberían tener que dejar sus corazones en casa…

Ken Hartley Blanchard

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *