El Factor Humano, de John Carlin

Hubo un hombre que se propuso conquistar a sus enemigos gracias al perdón y al tesón. Gracias a ese esfuerzo, casi sobrehumano, consiguió llevar a cabo algo que parecía irrealizable: la reconciliación de dos mundos opuestos y enfrentados pero que compartían el mismo territorio. Su nombre es Nelson Mandela y su país se llama Sudáfrica.

El periodista y escritor John Carlin relata con maestría y agilidad la historia de cómo un hombre fue capaz de cambiar el rumbo de la historia y demostrar a propios y rivales (negros y blancos) que la única manera de hacer virar ese sentimiento mutuo de odio era dejando atrás el pasado y mirar con firmeza hacia el futuro, juntos.

En El Factor Humano, Carlin, que desempeñó su labor en el país más meridional de África para importantes rotativos durante los últimos años del apartheid, es capaz de resumir y hacer entender los entresijos del conflicto racial sudafricano en apenas 300 páginas.

Un magnífico relato de alguien que conoce de verdad el problema y que lo vivió in situ. Posteriormente se filmó la película Invictus, con Morgan Freeman y Matt Damon y que pone imágenes al sensacional libro de Carlin; autor, por otra parte, de la magnífica columna deportiva “El Córner inglés”, en el diario El País.

La figura de Mandela, obviamente, es esencial. Él fue el primero en perdonar a sus carceleros. Fue capaz de encandilar a toda una nación, y alcanzar una paz social que terminaría con la celebración de las primeras elecciones sudafricanas bajo el criterio de “un hombre, un voto”. Frente a las consignas del partido radical negro de “un granjero, una bala”.

Y lo hizo después de 23 años en la cárcel de Robben Island, frente a la hermosa Ciudad del Cabo, una de las sedes principales del Mundial de fútbol de 2010. Mandela se sirvió del deporte, esa actividad considerada por algunos como banal y opiácea, pero que posee la capacidad única de unir y desunir, de generar sentimientos y de sacar lo mejor y lo peor del ser humano, para unificar su país.

En 1995 fue el rugby, ese “deporte de hooligans disputado por caballeros”, el que fue capaz de aglutinar todas las emociones de blancos y negros para huir del pasado y afrontar una nueva era de esperanza.

15 años después, es el fútbol, ese “deporte de caballeros jugado por hooligans”, el que tiene la ocasión de terminar de levantar la sociedad sudafricana, después de que el rugby cimentara esa unión.

En efecto, el rugby es el deporte de los blancos en Sudáfrica. Es prácticamente una religión para los afrikáners, los descendientes de los holandeses, el sector de los blancos más importante y que manejaban el poder en la Sudáfrica del apartheid. Los afrikáners amaban a los Springboks, el equipo nacional de rugby, casi tanto como profesaban odio a los negros.

La gente de color en Sudáfrica adoraba el fútbol y detestaba el rugby. Es por ello que este es su mundial, “el mundial de los negros”. La gran fiesta del fútbol que la Fifa organiza cada 4 años debe servir de culminación del proyecto que arrancó en la figura de Nelson Mandela. Una idea que comenzó conquistando a los enemigos negros antes que a los hermanos blancos y que ha de servir de ejemplo al resto de conflictos, (ya sean de índole nacionalista, racial, social o religiosa), que acontecen el el mundo, algunos de ellos, bien cercanos.

  6 comments for “El Factor Humano, de John Carlin

  1. Jaime Guisasola
    23/06/2010 at 15:25

    Que bueno!! Tengo unas ganas de leerme el libro 🙂

  2. archi
    24/06/2010 at 17:03

    ¡Genial Dani! Aunque no sea aficionado a los deportes, estoy de acuerdo (y deseando desde hace tiempo leer ese libro). En efecto, Mandela demostró varias veces que veía más lejos.

    Un abrazo

    • Danilovich
      24/06/2010 at 19:19

      Q pasa Archi? pues el libro está muy bien, te lo recomiendo. Apenas habla de deporte, se centra más en Mandela, pero desde una perspectiva muy humana.

  3. V
    29/06/2010 at 01:23

    habrá que leerselo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *