El fin de Bin Laden, ¿justicia o asesinato de estado?

Fue curioso ver, como el nombrado en 2009 premio nobel de la paz, Barack Obama, salió a los medios, a informarnos sobre el asesinato del terrorista Bin Laden.

Curiosas fueron también, las imágenes de las diferentes ciudades, tanto estadounidenses, como del resto del mundo, celebrando un asesinato, como no se recordaba desde tiempos de Hitler, al que dicho sea de paso no se asesinó, pues decidió poner fin a su vida suicidándose, evitando así caer en manos de la justicia, como hicieran muchos de sus colaboradores nazis.

Mi pregunta es, ¿en qué clase de sociedad vivimos?, ¿es normal alegrarse por el asesinato a sangre fría de una persona?, no discuto, por supuesto, la calidad moral del asesinado, cierto es, que era un asesino sanguinario, y como tal debería de ser juzgado, pero ¿acaso somos diferentes que ellos, si entramos en una residencia privada, matando a un individuo desarmado, y a todos los que se encontraban con él?, ¿por qué no capturarlo?.

Imagino, que después de años de colaboración del gobierno americano con Afganistán, cuando estos estaban en conflicto con la Unión Soviética, haría de Bin Laden, un personaje incómodo de juzgar en un tribunal internacional.

También es curioso, ver como gente que ha criticado otras formas de terrorismo de estado como el ex presidente José María Aznar, corre raudo a felicitar a Obama, enviándole un telegrama felicitándole por el asesinato, ¿pero no habíamos quedado, señor Aznar, en que esto de los GAL, era algo censurable?, ¿propondrán a Felipe González como próximo candidato al nobel de la paz?, a fin de cuentas después de recibir tan prestigioso galardón, gente como Yasser Arafat, y Obama, cualquier cosa es posible.

También, me gustaría resaltar, la cantidad de soldados muertos, y de millones de dólares invertidos en el asesinato de un solo hombre, dinero que podía haber sido invertido en hospitales, educación, ayuda al tercer mundo…

Me resulta increíble que se considere este hecho como una “victoria”, tantas vidas y dinero invertido, para que posiblemente alguien tome el testigo de Al Qaeda, y siga cometiendo los mismos atroces actos, o peores aun.

Ya para rematar la faena de la desfachatez, el gobierno americano admite haber torturado a presos, para obtener la información del paradero de Bin Laden, ¡¡¡y se quedan tan anchos!!!

Señores, me gustaría hacer simplemente una reflexión, en mi opinión, no se hizo justicia, ya que no ha habido ningún juicio, ha sido simplemente un caso de terrorismo de estado, por parte del estado que actualmente gobierna el mundo, simplemente me queda la esperanza de pensar, que dentro de algunas generaciones, cuando el mundo este gobernado por otros, se estudie el asesinato de Bin Laden como lo que es, un caso claro de terrorismo de estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *