Series

Daniel Tordable es nuestro experto en series televisivas. En Periodismo Independiente podrás encontrar críticas y análisis de las series de televisión americanas más famosas. Nuestro objetivo es poder aportar al lector un lugar de referencia donde encontrar nuevas series que puedan encajar con sus gustos.

Homeland: héroe o villano

serie homlandHomeland es una serie en la que el soldado estadounidense Nicholas Brody (Damian Lewis) es capturado durante la guerra de Irak. El ejército y su propia familia le dan por muerto. Después de 7 años, un comando de los marines le encuentra, le libera y le lleva de regreso a su hogar. Allí se reencuentra con su familia y comienza una carrera como héroe americano.

Pero tanto tiempo en manos del enemigo suscita las sospechas de una agente de la CIA, Carrie Mathison (Claire Danes), que comienza una investigación para comprobar si el aclamado militar se ha pasado al otro bando y perpetra un atentado en suelo estadounidense al más puro estilo 11-S, tras una filtración de un informante.
Con este argumento arranca una de las series más aclamadas de la temporada, firmada por Showtime, la responsable de Weeds entre otros títulos.

Sin duda, Homeland es la gran triunfadora de las series este año, con el permiso de Game of Thrones, Juego de Tronos.

Alcatraz, la historia que nunca nos contaron

Alcatraz es el nombre de la nueva serie del creador de Perdidos, J.J. Abrams. Con el aval de haber creado una de las series más importantes de la historia, pero con ese peso, ya que otras de sus creaciones no han conseguido despegarse de esa etiqueta de “del creador de perdidos” y han decepcionado. Alcatraz también.

En el reparto Jorge García, el simpático gordo de Lost. También Sam Neiil (El Piano), Sarah Jones (Sons of Anarchy) o Robert Foster (Heroes). Aún así la serie está lejos de ser un referente. Es previsible, y con un estilo que en España calificarían de “americanada”. Pero no se puede negar que sea entretenida cuando no se tiene nada mejor que hacer y además, puede llegar a enganchar al espectador no avezado que es capaz de tragarse cualquier cosa que esté narrada de una manera atractiva. Pero ni la leyenda de la mítica cárcel de la bahía de San Francisco, y el interés que siempre suscitan tramas carcelarias, son capaces de elevar el nivel de una serie con tintes misteriosos pero que no se la cree ni su propio creador.

En España, La Sexta se ha hecho en exclusiva con sus derechos de emisión. La televisión de Mediapro, el grupo de Jaume Roures, continúa con su apuesta por las series de televisión, y su une a la amplia oferta que existe en su parrilla. De momento sólo hay datos procedentes del mercado estadounidense a nivel de audiencias.

La serie Alcatraz tiene una media de 11 millones de seguidores, un buen nivel para los tiempos que corren y ha sido capaz de desbancar en el número 1 a Terra Nova, una gran y arriesgada apuesta, recordamos que es el serial con mayor presupuesto de la historia, y viene avalada por el sello de Steven Spielberg. En cualquier caso Terra Nova no está alcanzando las audiencias prevista y en algunos foros de internautas ya se especula con que la serie que se inspira en la recreación de un nuevo mundo, ajeno a la contaminación, podría tener los días contados.

La cuarta temporada de Sons of Anarchy llega a su fin

SOALa cuarta de temporada de Sons of Anarchy va de menos a más. Comienza con dudas, titubeante; inquieta su narración, y parece que no va a estar a la altura de sus predecesoras. Mentira. Se supera, mejora, no para, es emocionante, de gran nivel.

 La presencia de los cárteles mexicanos en las “travesuras” de los moteros más duros del norte de Charming, esa localidad ficticia del norte de California, confiere a la serie estadounidense un carácter más crudo, real, sanguinario, macabro.

Cada capítulo va generando mayores dosis de intensidad hasta llegar al culmen en el capítulo 10. No se desvelará en este texto en qué consiste. Porque realmente, hay que verlo. Es de esos capítulos que por si solos, hace que merezca la pena ver la serie entera. Pero es que si encima el conjunto es notable, que no sobresaliente, pues hace que Sons of Anarchy sea una serie recomendable, entretenida e incluso interesante. Pero sin llegar al nivel de muchas otras. Y aún a riesgo de poder ser criticado por sus leales fans (que por otra parte parecen llevar un pañuelo de motero sobre sus ojos que les ciega y hace que todo lo que huela a rueda quemada les que haga pensar que sea lo mejor que se ha hecho en la historia de las series de tv) no logra alcanzar el nivel de The Wire, Los Soprano o la misma Breaking Bad. Dejen lo alto del pódium para las obras de arte y simplemente disfruten del resto de series que merecen la pena.

Breaking Bad: mejora con el tiempo como el buen vino

Breaking Bad cuarta temporadaLa primera temporada de Breaking Bad plantea la historia: un profesor de químicas, vulgar, al que le diagnostican un cáncer. Desde ese instante todo cambia radicalmente en la vida de Walter White, que decide convertir sus conocimientos sobre la tabla periódica en dinero. ¿Cómo? Fabricando metanfetamina, de elevadísima pureza. La serie de AMC, compañía responsable de otros formatos de éxito como The Walking Dead o Mad Men, como el buen vino, mejora con el tiempo. Cada temporada logra superarse. La cuarta, que acaba de terminar sus emisiones, es, según mi criterio, la mejor de todas. Se adentra en la cabeza de White y relata a la perfección su cambio de conducta. Lo mismo ocurre con otro de los personajes principales, Jesse Pickman, sus miedos, esquizofrenia y paranoia están relatados de forma que genera incluso angustia en el espectador. Porque si el guión va a más, la calidad visual crece capítulo a capítulo. También la banda sonora, como el tema que ilustra una de las mejores secuencias de esta serie de televisión, el recorrido de Pickman en busca del dinero de la droga por el medio oeste norteamericano. La canción es de la rapera chilena Ana Tijoux y el corte se llama 1977

 

The Walking Dead, segunda temporada de zombies

The Walking DeadCada vez falta menos para que arranque la nueva temporada de The Walking Dead, la serie de zombies que fue la revelación de la temporada pasada en la escena televisiva internacional.

La compañía AMC no dudó en renovar este programa ante el éxito cosechado entre público y crítica…y descargas. AMC es responsable de otros títulos como Breaking Bad o Mad Men

Precisamente ha habido una polémica porque los directivos de la cadena han decidido destinar la mayor parte de sus recursos económicos para la que consideran el buque insignia de su proyecto, Mad Men, dejando de lado los otros dos seriales. Vince Guilligan, creador de Breaking Bad, amenazó con abandonar AMC y marcharse con su metanfetamina a otra parte. Por suerte, esto parece que no ocurrirá y tendremos drogas duras para rato de la mano del Doctor Eisenberg.

Algo similar ha ocurrido con la serie de zombies The Walking Dead, cuyos protagonistas dejaron la primera temporada en Atlanta, tratando de sobrevivir a las hordas infrahumanas. De momento se han lanzado al ciberespacio una serie de avances audiovisuales. La segunda temporada de esta serie de televisión promete.

 

Nueva temporada de Breaking Bad

Vaya cómo ha arrancado la 4ª temporada de Breaking Bad. La serie de televisión creada por Vince Guilligan mantiene el reparto en el que el Walter White o el Doctor Eisenberg manejará el cotarro de la confección, a grandísima escala, de metanfetamina, siempre en estrecha colaboración con su socio, Jesse Pickman. Los primeros episodios son realmente impactantes.

Nuevas intrigas, mucha droga y emoción a raudales en esta nueva entrega de la cadena por cable estadounidense AMC, responsable de la serie revelación del 2010, The Walking Dead, cuyas intrigas de zombies lograron enganchar a millones de espectadores que ya están a la espera de la que será su segunda temporada.

Bailando al ritmo de Treme

treme nueva orleansDavid Simons, creador de series como The Wire, Homicide, The Corner o Generation Kill une fuerzas con Eric Overmyer para llevar a cabo una serie de televisión sobre Nueva Orleans.

Porque esta es una serie sobre la mítica ciudad de Loussiana y su reconstrucción después de que la urbe quedara devastada tras el paso del huracán Katrina.

Treme es el barrio bohemio de Nueva Orleans, el distrito de la música, la fiesta, los bares y el Mardi Gras, el popularísimo carnaval que cada año tiene lugar entre febrero y marzo.

Treme trata sobre cómo recomponer todos los cimientos de una ciudad destruida, a través de las vidas de unos músicos que aman su Nueva Orleans y su cultura sobre todas las cosas. La música jazz , el soul y el rhythm and blues aparecen constantemente entre sus protagonistas principales, en un cóctel mágico junto a saxofonistas excéntricos, pinchadiscos de manicomio y músicos callejeros con altas aspiraciones y poca suerte.

Treme posee la garantía de la HBO y se encuentra en plena emisión de su segunda temporada.

 

 

 

 

Juego de Tronos

Juego de TronosJuegos de Tronos es la nueva serie de la HBO que emite Canal + en España. Es una historia de reinos enfrentados, de héroes y villanos, de luchas por el poder, de amor y traición, de celos y barbarie. 7 reinos gobernados por un Rey que sólo desea vino y furcias y muchos candidatos a sentarse en el Trono de Hierro. Intrigas, emoción y una amenaza: la de los bárbaros del otro lado del mar, que preparan una invasión del territorio de los 7 reinos. Una capital, desembarco del Rey que es un avispero de conspiradores y un hombre, Rey de Invernalia, la helada región norteña que es elegido Mano del Rey y tiene que hacer frente a los numerosos enemigos del monarca.

Los valedores de esta serie de televisión alaban su puesta en escena, virtud de un enorme presupuesto, nunca antes visto en la pequeña pantalla. Sus detractores, que Juego de Tronos, o Game of Thrones, es una triste adaptación de los libros originales. Como no he leído la novela no puedo comparar, pero la serie, al menos sin efectuar esa lectura, es, cuando menos, entretenida, al menos para aquellos a los que les gusten las historia de reyes y caballeros. Puede ser que la cinta no llegue al nivel del libro, pero eso, no tiene porqué significar que sea deleznable. Al fin y al cabo, el libro de El Padrino es mejor que la película de Coppola y no por ello, el filme tiene que ser una miseria.

 

 

Crematorio, ambicioso retrato de la corrupción

 

La nueva serie de TV producida por Canal +, Crematorio

El pasado lunes veintiséis Canal+ emitió el octavo y último episodio de la primera (y presumiblemente única) temporada de Crematorio.
En espera de que alguna cadena generalista, entre las que Cuatro tendría todas las papeletas, haga llegar esta serie al público mayoritario, no quiero dejar escapar la oportunidad de dedicar unas líneas a uno de los proyectos más ambiciosos llevados a cabo por la producción televisiva de nuestro país.
Crematorio está basada en la premiada novela homónima de Rafael Chirbes, en cuyas novelas se ha retratado la sociedad española de los últimos sesenta años. El escritor valenciano decidió tomar como tema la corrupción, tan habitual dentro de nuestras fronteras. En este caso, concretamente, la relacionada con el urbanismo en la costa mediterránea durante las últimas dos décadas.
Canal+, con su apreciable iniciativa “Originales Canal+”, decidió tirar la casa por la ventana e intentar emular a la madre de todas las series más prestigiosas de los últimos años, HBO. Y si bien la meta puede parecer descabellada, lo bueno de ponerse un objetivo tan elevado es que, aun quedando a medio camino, el resultado final puede alcanzar un nivel muy alto.
El esfuerzo llevado a cabo por los responsables de esta serie es indiscutiblemente digno de agradecer. La calidad general de la producción está a años luz de la teleserie estándar española y bastante por encima de lo que hasta el momento pretendían ser obras de calidad (Hispania, El internado, etc.). La calidad de la imagen, y no sólo por la posibilidad de disfrutar de la emisión en alta definición, es algo nunca visto antes en la pequeña pantalla nacional. Hasta ahora, en España, valía con ver unos pocos segundos de metraje para saber si uno estaba frente a una producción para la televisión o el cine. Crematorio ha eliminado esa barrera y, como pasa muchas veces con las series americanas, no sólo alcanza el nivel para la gran pantalla, sino que lo supera en muchos casos (hablando siempre de la producción nacional). Las localizaciones mayoritariamente exteriores, el cuidado de la fotografía y la calidad técnica y artística denotan no sólo el esfuerzo humano tras esta serie, sino también el económico. No cabe duda de que nos encontramos ante una producción de elevado presupuesto que nos demuestra que en este país también se puede ofrecer una televisión de calidad.
Por supuesto, el dinero ayuda mucho, pero no lo es todo. Uno de los principales responsables del buen nivel de la serie es Jorge Sánchez-Cabezudo, su director y guionista (con la colaboración del autor de la novela). Fogueado en capítulos sueltos de otros títulos televisivos y autor del prestigioso largometraje La noche de los girasoles, ha sabido estar a la altura y hacer bueno el generoso desembolso gestionado por MOD Producciones (a su vez detrás de títulos como Ágora o Biutiful).
Los actores principales también son en gran parte artífices del alto nivel de la serie. Pepe Sancho, en su papel de empresario absolutista, inteligente y con una particular escala de valores, está sencillamente brillante. Su carismático personaje,  Rubén Bertomeu, llena la pantalla y hace que cada secuencia en la que no está presente se quede huérfana y pierda en empaque e interés. Con él los silencios y los gestos curtidos dicen más que muchas líneas de diálogo en boca de cualquier otro actor. En Hollywood deberían pelearse por conseguirlo para cualquier papel de capo de la droga latino.
Alicia Borrachero, en el papel de su hija, es probablemente la única que mantiene el tipo en comparación. El resto de los actores cubren el expediente en el mejor de los casos (Juana Acosta y Aura Garrido sitúan al reparto femenino por encima del masculino), o hacen un trabajo terrible que saca al espectador de la ficción (valga como ejemplo Manuel Morón en su papel como concejal de urbanismo).
En cualquier caso, más allá del nivel técnico o de interpretación, lo que destaca de esta producción, como en cualquier serie de calidad, es la historia que narra. En un país en el que los escándalos por corrupción son el pan nuestro de cada día es de recibo que una obra de ficción aborde el tema directamente y lo convierta en su eje principal. La historia es absolutamente creíble de principio a fin. Uno ve a cada personaje, las situaciones a las que se enfrentan y sus reacciones y no duda ni por un instante en que eso podría estar pasando a unos cuantos kilómetros  de su casa. Una vez vistos los ocho episodios queda claro que la historia estaba lista de principio a fin desde el comienzo. Esto puede parecer obvio al tratarse de la adaptación de una novela, pero no son pocos los casos en los que una obra escrita muta inexplicablemente al pasar a cine o televisión para acabar alargándose indefinidamente y terminar siendo irreconocible. En Crematorio, en cambio, se ha preferido marcar un comienzo y un punto final claros que, salteados con unos cuantos flashbacks (algunos de ellos prescindibles y por debajo del producto general), cuentan una historia completa. Aquí no quedan cabos sin atar, no se abren tramas secundarias irrelevantes que luego quedan en el olvido ni se rellenan los episodios con pequeños arcos argumentales para mantener enganchado al espectador esporádico o con déficit de atención. Estamos hablando de una narración continua, como una película de seis horas cortada en fragmentos. Esta homogeneidad, coherencia y manejo del ritmo narrativo no sólo son excepcionales en la producción televisiva nacional, sino que tampoco abundan fuera de nuestras fronteras.
Es cierto que los responsables de esta serie no han llegado al nivel de referentes obvios como Los Soprano o, más aún, El Padrino (la evolución del personaje de Alicia Borrachero es un calco vagamente matizado del de Al Pacino en esa cinta). No obstante, la apuesta por la calidad en todos sus aspectos merece al menos el beneficio de la duda por parte del habitual espectador escéptico.
En ocasiones la ambición tiene premio, y Crematorio se lo merece.

La esperada vuelta de Futurama

Futurama ha vuelto a la pequeña pantalla gracias a Comedy Central, que la ha revivido junto con Fox. Tras una inexplicable cancelación, se han emitido hasta el momento 12 capítulos de esta nueva temporada que tuvo como precursora las 4 películas que se han lanzado hasta ahora.

Han sido muchos años de legiones de fans pidiendo su vuelta para que al fin se haya decidido la vuelta de una de la mejores series de animación de la historia, Futurama. Aparte de las 4 películas que han salido, y que conforman la temporada 5, hay hasta el momento 12 nuevos capítulos estrenados en EE.UU. Las películas tuvieron una buena acogida y fueron enormemente celebradas por los seguidores de la serie del creador de los simpsons. A título personal añadir que la segunda, “The beast with a million backs” fue la mejor de todas. Al no habérsele dado mucho bombo en España, mucha gente no fue verdaderamente consciente de que una nueva temporada se estaba emitiendo en EE.UU, yo mismo me encontré por casualidad los 12 nuevos capítulos en series yonkis, y ciertamente cualquier seguidor de Futurama se quedará encantado con el resultado.

Parece que los años no han pasado por esta gran serie, que aunque con algún que otro capítulo más irregular en esta nueva temporada, el conjunto general destaca por ser un dignísimo producto que no desentona con la calidad de la serie. Se da más protagonismo a personajes secundarios, como a Lurrr, emperador de Omicrón-persei 8, o a Zapp Branigan, que lía lo más grande en el capitulo “In-A-Gadda-Da-Leela” para hacer creer a Leela que son los únicos supervivientes de la tierra y que tienen que repoblarla. Sencillamente genial este capítulo. O el tercero, titulado “Attack of the Killer App”, que es una genial y mordaz crítica contra el entramado empresarial de Apple, y que me ha parecido uno de los mejores capítulos de toda la serie. Uno de los grandes puntos a favor que ha tenido siempre Futurama, y que sigue conservando, es la originalidad. En vez de una copia de los Simpsons, que le produciría grandes beneficios, se apostó por una serie innovadora y crítica, que brilla con luz propia y que a muchos seguidores, entre los que me incluyo, les gusta más que los propios simpsons, un poco quemados ya por el paso del tiempo. Este es una de las mayores virtudes de Futurama, su originalidad, muy alejada del tipo de humor que hace por ejemplo, Seth Mac Farlane, creador de padre de familia, que no hace más que intentar repetir el éxito con series que son copias unas de otras, y que incluso llegan, en el caso de “The Cleveland show” hasta el sonrojo.

Por eso resulta gratificante ver que Futurama no sigue este patrón. La nueva temporada es imaginativa, brillante en muchos casos y aprovecha con nuevas situaciones y enrevesadas historias el tirón que tiene personajes como Bender B Rodríguez o Philip J. Fry. La forma que tiene Groening de tratar temas como la religión o la sociedad, vista desde 1000 años en el futuro, es inteligente y mordaz. Personajes como el Papa espacial (que es un lagarto), o Nixon, que sigue siendo el presidente, o Morbo, el presentador de los noticiarios que odia a la raza humana, son sencillamente geniales. Con unos gobernantes que ante el cambio climático, lo único que se les ocurre es echar cubitos de hielo al océano, y unos robots, que aunque con conciencia y voluntad son tratados como una minoría, Futurama es el techo en series de comedia. No se ha estirado tanto como los Simpsons, y la propia naturaleza de la serie (año 3000 con mil adelantos técnicos, pero todos igual de idiotas) hace que los guiones sean más variados, den más juego, y sean más imaginativos que los de la familia amarilla. Podría decirse que este parón de años le ha venido hasta bien, pero eso sería como darle la razón a algún ejecutivo poco avispado de la Fox que decidió cancelarla allá por el 2003.

Ahora podemos disfrutar de nuevo de esta maravilla de la animación. Y si a alguien no le gusta, puede besarle a Bender su brillante culo metálico.

Pinchando en este enlace están los capítulos nuevos, en inglés y subtitulados al español. Exceptuando algún incomprensible fallo, la traducción es decente.