Varios

Muere Steve Jobs fundador de Apple y Pixar

Steve Jobs fue uno de esos visionarios y pioneros emprendedores que logró cambiar la forma en que hoy entendemos la tecnología. Como CEO de Apple, Steve logró transmitir su pasión y brillantez a todo un equipo de trabajadores, que a día de hoy, forman la compañía tecnológica más vanguardista y moderna del panorama de Silicon Valley.

Gracias a Steve la compañía logró salir de los números rojos hasta lograr conquistar lo más alto en cuanto a innovación y desarrollo de nuevos productos.  Durante sus más de tres décadas de carrera, Jobs transformó Silicon Valley sentando las bases de la moderna industria de alta tecnología, junto a otros pioneros como Bill Gates y Larry Ellison, Jobs demostró el atractivo de los productos bien diseñados e intuitivos. Se podría decir que cambió la forma en que los consumidores empezaron a interactuar con la tecnología.

Tras haber sido expulsado de Apple Jobs no se rindió y montó Pixar, la primera compañía de animación por ordenador que logró grandes éxitos como Toy Story. Más tarde, aquellos que prefirieron prescindir de Jobs para seguir dirigiendo Apple acabaron quebrande la compañía, y finalmente,  Jobs volvió a trabajar en Apple.

Jobs consiguió el triunfo profesional en los últimos años de su carrera, coincidiendo con el último tramo de su vida. Cuando el iPod, el iPhone y el iPad comenzaron a irrumpir el mercado de los dispositivos móviles. La compañía californiana se ha revalorizado más de un 3000% en los últimos 7 años. La forma en que Apple comercializa y vende los productos a través del valor añadido que ofrece un buen diseño y las campañas de publicidad inteligente han ayudado a convertir a la compañía en un icono de la cultura pop.

Jobs describió una vez su filosofía para hacer productos como “la intersección del arte y la tecnología.” Al hacerlo realidad, Apple se convirtió en la empresa más valiosa del mundo. Desde hacía varios meses Jobs se encontraba en tratamiento por un trasplante de hígado pero lo cierto es que ya hace años que un cáncer de pancreas le había hecho perder muchas de las energías y fuerza que siempre le acompañaron.

Sobre la Ley de Reforma de Acceso a la Abogacía

No conozco al Sr. Carnicer, presidente del Consejo General de la Abogacía, pero no deja de indignarme que el Consejo, en palabras de éste, se “felicite” públicamente de la Ley de Reforma del Acceso a la Abogacía cuyo reglamento de desarrollo recientemente se ha aprobado y que a opinión de muchos es un despropósito.

Con sus palabras a numerosos medios de comunicación ha evidenciando grandes carencias a la hora de informarse respecto del asunto. En una entrevista, ante la pregunta “Si se necesita un curso eminentemente práctico y un examen para ser abogado, ¿de qué sirve estudiar cuatro años de Derecho?”, respondió entre risas: “Eso tendría que preguntárselo a las facultades. Dejémoslo en que el Plan Bolonia cambia las cosas”.

El discurso que le costó la vida a JFK

 

Navegando por Youtube me he encontrado con esta joyita. Una grabación de estudio del discurso de John Fitzgearl Kennedy el dia 27 de abril de 1961. En él Kennedy habla sobre el peligro que conllevan las sociedades secretas. Algunos afirman que al poner esto de manifiesto, se lo quitaron de en medio.

 

 

Sobre la libertad de expresión y la apología machista de Sostres

Es noticia la retirada en El Mundo de un artículo con tintes denodadamente machistas, publicado por Salvador Sortres. En dicho artículo, el autor, habla en estos términos, de un caso de asesinato, en el  que un joven rumano, asesina a su pareja, tras una discusión en ella: “Porque un chico normal de 21 años que está enamorado de su novia embarazada, es normal que pierda el corazón y la cabeza, el sentido y el mundo de vista, si un día llega a su casa y su chica le dice que le va a dejar y que, además, el bebé que espera no es suyo.”

Seguidamente, tras esta “lindeza”, el autor trata de disculparse, comentando lo siguiente: “Ni puedo justificar ni justifico un asesinato, ni cualquier forma de maltrato tenga consecuencias más leves o más graves. No pienso que haya causas morales que puedan justificar matar a alguien, ni que puedan servir siquiera de atenuantes en el juicio. Digo que a este chico le están presentando como un monstruo y no es verdad. Es un chico normal que se rompió por donde todos podríamos rompernos.”

A pesar de su intento de justificación de sus palabras, vuelve a definir a este individuo como un “chico normal”, lo cual llama la atención, ya que tilda a alguien que asesina a su pareja como alguien “normal”.
En el siguiente párrafo, vuelve a insistir en la “normalidad” del chico, además de definir su actuación como una consecuencia “lógica” ante la presión que había recibido por parte de la víctima: “Porque hay muchas formas de violencia, y es atroz la violencia que el chico recibió al saber que iban a dejarle y que el niño que creía esperar no era suyo. No te causa la muerte física, pero te mata por dentro y aquel día algo de ti muere para siempre. No justifico lo que hizo, ni creo que se pueda justificar, pero no es un monstruo: es un chico normal sometido a la presión de una violencia infinita, una violencia que no por ser física es menos violenta; un chico que luego tuvo una reacción terrible, inaceptable e inasumible, criminal, y que no sólo terminó con la vida de su novia y la de la criatura que esperaba, sino que terminó, en cierto modo, con la suya propia.”

Y por último termina su gran actuación con este párrafo: “Espero que si algún día me sucede algo parecido disponga del temple suficiente para reaccionar quemándome por dentro si que el incendio queme a nadie más. Pero me reconozco en el dolor del chico, en su hundimiento, en su caída al fondo de sí mismo oyendo las explicaciones de su novia. Me reconozco en su desesperación, muy normal y nada monstruosa: en su herida, en su desgarro. Quiero pensar que no tendría también su reacción, como también lo quieres pensar tú. Pero, ¿podríamos realmente asegurarlo? Cuando todo nuestro mundo se desmorona de repente, cuando se vuelve frágil y tan vertiginosa la línea entre el ser y el no ser, ¿puedes estar seguro de que conservarías tu serenidad, tu aplomo?, ¿puedes estar seguro de que serías en todo momento plenamente consciente de lo que hicieras?”

Dicho esto, desconozco si el autor del artículo es una persona casada, pero si es así, yo no estaría muy seguro si fuera su mujer, y me encargaría siempre de tener contento a este señor, no vaya a ser que se enfade y se queme. En fin, creo que el artículo habla por sí mismo,  pero no creo que se pueda definir como libertad de expresión, más bien es una apología machista, que deberíamos de erradicar, si queremos una sociedad más justa y decente para todos.

¿Confían los españoles en los demás?

Confianza en cuestión

En época de crisis económica la confianza que los españoles tienen en los demás ha descendido. El 50% de los ciudadanos afirma que ha sido engañado por personas de su entorno cotidiano en el último año.

No confían en los demás y aún así los españoles se consideran personas de fiar, al menos 9 de cada 10 así lo cree. Son las conclusiones del informe “El nivel de confianza de los españoles”, elaborado por Arag. Los demás provocan recelos, sobretodo los desconocidos.

La crisis económica ha minado durante cierto tiempo la confianza de los españoles. Ahora se mira con mayor detenimiento recibos y facturas. El índice de confianza del consumidor del ICO conocido como el ICC situó en 70,8 la confianza del consumidor español en sus últimos datos ofrecidos en marzo. sí lo muestra el gráfico que puedes ver a continuación.

Las personas en paro se vuelven más recelosas, un 64,7% dice que la gente no es de fiar. Y a la hora de señalar con el dedo a aquellos que han abusado de nuestra confianza, por supuesto, bancos, compañías de teléfono, eléctricas, aerolíneas… no se libran ni nuestros familiares y amigos.

Por cierto un dato reseñable: El 90% de la población ya no se fía del clásico apretón de manos para cerrar un acuerdo, la gente toma medidas en épocas de crisis y prefiere poner los términos por escrito.

 



Ángeles Sinde: la mujer con semblante de amargura

Angeles SindeEsta mañana he visto a la señora Sinde en Los Desayunos de TVE, fantástico programa de cuya presentadora estoy enamorado. En este programa les encanta dar cera a los entrevistados, y viendo cómo reaccionan, ves mucho como es la gente. Pues bien, la señora Sinde, dentro de su apatía emocional habitual, se ha puesto de uñas. Cuando ha acabado el programa me he dado cuenta de que realmente no tengo ni puta idea de en qué consiste esta Ley. Tengo el honor de comunicaros que por fin me he leído la disposición final segunda del proyecto de Ley de Economía Sostenible. Porque no os penséis que es una Ley lo que está en juego, sino una pequeña disposición de dos caras dentro de un coñazo enorme sobre el futuro de la economía española. Pues mi sorpresa ha sido mayúscula cuando me he percatado de que lo único que hace esta disposición es crear las instituciones y medidas oportunas para cerrar SeriesYonkis y Cinetube. Estoy indignado. Nos venden que la cultura se muere. Que somos un país de piratas. Que las productoras americanas van a dejar de doblar y de distribuir sus productos en España. Que EE.UU. nos va meter en no se qué lista negra. Nos chupamos el canon de la SGAE. Que si chapan los videoclubs. Que la gente no va al cine. Que Pe y Bardem van a tener un hijo en Hollywood porque en España no les da para vivir. Y la solución para estos males es cerrar las páginas de enlaces. Pues toda esta situación y en especial la actitud del gobierno es una puta vergüenza.

Hay que tener dos conceptos clarísimos, el primero es que el Estado no puede impedir que compartas aquello que compras, y lo segundo es que compartir, se supone que es por amor al arte, y nunca mejor dicho, sin ánimo de lucro. Es decir, estas páginas podrían existir si no tuviesen publicidad y acreditasen una copia original. Aquí llegamos a otro punto de ambigüedad legal que espero que alguien me pueda resolver, porque yo no lo sé. Cuando compras un CD o un DVD original, con su peli o su musiquita, ¿qué es lo que compras, el soporte físico o el derecho de escuchar o ver el contenido cuando quieras? Creo que esto sólo lo tiene claro el director de la SGAE que te cobra por los dos. Bueno y por reproducirlo en un sitio público y por comprarte un móvil, por poner música en tu boda, etcétera, etcétera, etcétera.

En España ser cinéfilo “legal” es una afición de ricos. No hay alternativas de calidad y baratas más que la tele, en la cual tú no eliges. Así que no hay más remedio que descargarse películas. Te venden que es la pescadilla que se muerde la cola. Que ir al cine es caro porque va poca gente, que los deuvedés son caros porque se venden pocos. Pues esto es culpa de una legislación deficiente, de dejar campar a sus anchas a entidades como la SGAE, de no hacer una verdadera defensa del creador ni del productor. Todo esto, como todo en España viene de poner parches y dar palos de ciego a problemas que requieren medidas importantes y la Ley de Economía Sostenible es un parche más. En Wikileaks decían que el gobierno americano estaba presionando a España para que hiciese algo con la situación actual  de la economía y la respuesta del gobierno español ha sido esta patraña.

Hay que buscar quién se beneficia. Las productoras americanas van a ganar lo mismo, porque tanto en DVDs o en CDs van a vender pocos más. Sin embargo, el otro día ví un articulo sobre el creador de Megaupload y Megavideo, un gordo súper forrado que seguro que tiene su domicilio fiscal en un paraíso fiscal con buen clima. No lo sé, pero me apostaría un huevo a que está detrás de todo esto. Y en España, nuestros amigos de la SGAE, estos bucaneros con patente de corso del gobierno que se creen que pueden poner tasas e impuestos a su libre albedrío. Hay que dar al problema una solución mucho más general que los apaños que quieren acometer. Cobrar a los que se benefician. Una cultura libre y de fácil acceso a todos. Y sobre todo la desaparición o por lo menos transformación de la SGAE y sus regalías. Señora Sinde, alegre esa cara.

El tabaquismo y la Santa Inquisición

santa inquisiciónLa lucha del Estado español contra el tabaco no es nueva y, es que ya a mediados del siglo XVI la Santa Inquisición prohibió fumar por considerar que soltar humo por la boca era sólo atribuible al diablo. La primera víctima del antitabaquismo fue precisamente la persona que introdujo ésta planta en Europa: Rodrigo de Jerez.

Rodrigo de Jerez fue uno de los marineros de Colón que primero tuvo contacto con aquellos curiosos tizones humeantes. Según se cuenta, cuando la primera expedición de Colón arribó a América, el almirante mandó a dos de sus marinos a explorar el interior, con el objetivo de encontrar el tan ansiado oro. En uno de sus encuentros con nativos, Rodrigo de Jerez fue testigo de cómo estos prendían unas hojas secas enrolladas, que posteriormente introducían en la boca para empezar a dar bocanadas humo. A su regreso a España, Rodrigo trató de introducir la costumbre de fumar tabaco, topando con la Iglesia, que lo consideró un acto satánico y fue encarcelado bajo el delito de brujería. Su consumo fue muy perseguido, llegando a ser penado con la muerte en algunos países.

Hubo que esperar algunos años hasta que se propagara el tabaco por Europa. Su expansión se inició por medio del embajador de Francia en Portugal, Jean Nicot, por quien se bautizó a la nicotina. La fama de este vegetal americano se extendió rápidamente por la península ibérica, superando incluso las fronteras cuando Nicot envió a Paris muestras de esta supuesta planta medicinal. La reina gala, Catalina de Medicis, se convirtió en la mayor defensora del uso del tabaco, puesto que después de consumirlo consiguió paliar algunas de sus dolencias. En 1732 el Papa Benedicto XIII, según se cuenta ferviente tabaquista, anuló todo mandato que prohibiera el uso del tabaco, lo que significó una mayor aceptación social. A partir de ese momento, fumar se convirtió en un hábito adquirido por todo tipo de clases. Muchos médicos y naturistas exploraron las presuntas propiedades medicinales, ahora totalmente revocadas.

Inflation Island: El juego de la Inflación

El BCE presenta su nueva manera de enseñar a los jóvenes economía: jugando con Inflation Island. Un juego que está especialmente dirigido a jóvenes de entre 18 y 25 años que quieren familiarizarse con términos como política monetario o hiperinflación. Las decisiones que tomen los jugadores influirán en la economía de esta isla virtual. Podremos manejar las tasas de cambio, subir los impuestos y evitar la deflación. Pero cuidado, las decisiones que tomemos pueden llevar a la isla a la ruina más absoluta. Inflation Island, o el juego de como ser Jean Cleaude Trichet por un día merece por lo menos ser probado.

Mentiras al desnudo: Dicen los anticasquistas…

¿Quiénes son los anticasquistas asturianos? Un puñado de resentidos y vividores que no tienen más ingresos que los de sus cargos políticos. En su mayoría, son unos profesionales de la derrota, de la injuria y de la intriga. Miembros de una facción del Partido Popular que aspira a vivir como  sanguijuelas a costa de toda la sociedad asturiana. Esos son los enemigos de Cascos, un pelotón de hábiles ladillas aferradas a sus cargos que ha conseguido, una vez más, salir adelante con sus maniobras capciosas.

Pues bien, dicen los anticasquistas, que ellos son los legítmos representantes del partido. Y yo me pregunto, cómo puede aspirar nadie a ser legítimo representante de un partido si hace tan sólo unos meses “los legítimos” llevaron a cabo una violación flagrante de varios de los principios recogidos en la Constitución, en la Ley Orgánica de Partidos Políticos y en los propios Estatutos del Partido Popular de Asturias. (Ver) Y aún así, Mariano les da la razón y se achanta de imponer lo que media Asturias reclama, justicia, o en su contrario democracia.

Dicen los anticasquistas que no hubo ninguna campaña de acoso y derribo al ex ministro Álvarez Cascos. Y digo yo, ¿qué fueron entonces los ataques constantes que llevaron a cabo estos anticasquistas?  Lo han llamado sexagenario, vejestorio senil, kale borroka y alguna que otra lindez más. Hoy mismo se afirmó que  Cascos fue un difamador desde la sede del PP de Gijón, una vez más, inpunemente.

Dicen los anticasquistas que Álvarez Cascos lleva meses intentando obligar a Mariano Rajoy para que lleve a cabo una “cacicada” contra la inmensa mayoría del PP de Asturias. Que según ellos, no apoya a Cascos. Y digo yo, Mariano, ¿acaso no habría sido lo más correcto llevar a cabo un congreso extraordinario y nombrar una junta gestora que dirijiese el proceso y estudiase con exhaustividad las condiciones reales en las que se encuentra el PP de Asturias?

Eso es lo que tenías que haber hecho Mariano. Pero una vez más, ese afán por echar tierra encima de la mierda,  ese afán por alejarte de tu vieja tropa aznarista está dejando entrever a todos los españoles esa falta de liderazgo que te ha hecho perder las elecciones en dos ocasiones. No digo yo que no vayas a ganar las próximas elecciones porque es más que conocido que las elecciones en España no se ganan, pues lo correcto, lo que corresponde a la tropa de políticos que tenemos en España, es perderlas.  Pero esta forma de actuar, anunciando tu decisión sobre la candidatura de Asturias el 31 de diciembre por la tarde, sin dar la cara y huyendo de las cámaras, no creo que sea lo más adecuado para Asturias, ni para España, y tampoco para tí y el PP.

Querido Mariano, si no actuas contra el clientelismo de la facción asturiana que a través de una maquiavélica estrategia intimidatoria ha ido contra los propios afiliados del partido que apoyaron y apoyan a Cascos te auguro un oscuro futuro en Asturias. Porque en definitiva, lo que haces es ir contra los inetereses de todos los asturianos. No puedo negarte que todos nos hemos equivocado alguna vez. Pero no te olvides que en Asturias comenzó la Reconquista y la Revolución del 34. Nunca se sabe que más seremos capaces de hacer. El PP cada vez se parece más a la antigua CEDA. Y precisamente este es el mejor momento de la historia de la democracia para que un nuevo partido desbanque a otro.

Cascos preséntate y haz algo por una región que se encuentra en ruinas, y el tiempo te lo agradecerá.