Tag Archive for finanzas

La prensa al servicio de las agencias de calificación

agencias de ratingComo decía la película: el mundo está loco loco loco. Y es que no se puede explicar de otra manera la situación económica actual y como se está informando de ella en la prensa. Diariamente son noticia en los medios de comunicación los informes emitidos por las agencias de rating – las americanas Standard & Poors, Fitch y Moodys – en los que se devalúa la calificación de algún país de la Unión Europea. La última víctima de estas agencias ha sido Francia, que para Standard & Poors ya no merece la calificación de triple A. Para mí, la noticia no es que S&P haya rebajado la calificación a Francia, sino que la prensa se haga eco de ello. Ha quedado sobradamente demostrado que las agencias de rating ya no tienen ninguna credibilidad. Sus informes partidistas y sectarios van siempre dirigidos hacia sus propios intereses, dejando de lado la independencia y la imparcialidad que se les atribuye. Como muy bien dice Javier Ayuso en el blog Economismo del diario El País, “su desprestigio -agencias de calificación- va en aumento. Más incluso que cuando antes de que estallara la crisis financiera mantuvieron sus máximas calificaciones a empresas que luego quebraron (Worldcom, Parmalat, Enron, AIG, AMRO, Lehman Brothers, Dubai Investments y, por supuesto, las decenas de productos estructurados que empaquetaban hipotecas subprime en EE UU con un lazo dorado).” Entonces, si está más que demostrado que esta gente no ha parado de mentir en sus informes y de emitir notas basadas en criterios arbitrarios promovidos únicamente por sus propios intereses, por qué motivo se sigue informando cada vez que una de estas agencias abre la boca. La prensa está confundiendo al público y a los inversores y está actuando exclusivamente como canal de propaganda de estos buitres, que son capaces de sembrar el pánico, infundado por supuesto, con tal de hacer negocio. Las agencias de calificación han dejado de ser una fuente fiable de información, por lo tanto resultan inadecuadas para hacer periodismo. Los medios de comunicación se han convertido en meros voceros de los estamentos del poder, a los que les hacen el juego alegremente. Es realmente triste ver como aquellos que han sido parte importante del germen de la crisis no solo no han desaparecido, sino que sus opiniones siguen teniendo difusión y repercusión en los medios, que permiten que su mensaje cale en la sociedad. Yo ya no entiendo nada.

España es el país con la tasa de quiebra más baja de la Unión Europea

Hoy traemos buenas noticias. Según la información proporcionada en el estudio realizado por FEDEA, (The Spanish Business Bankruptcy Puzzle and the Crisis) España es el país con la tasa de quiebra más baja de Europa. Calculando la tasa como: (número de quiebras oficales de empresas dividido por el número de empresas).

*Los gráficos que se muestran a continuación han sido extraídos del documento de FEDEA elaborado por los economistas Marco Celentani, Miguel García-Posada y Fernando Gómez. Como se ve a continuación, la tasa de quiebra española es cuatro veces menor que la de los países europeos con mejores resultados (Holanda, Suecia y Alemania). Y no digamos ya de países como Francia, Dinamarca o Reino Unido.

El documento de FEDEA documenta este hecho y lo analiza desde el punto de vista de la eficiencia del marco institucional español, comparándolo con otros países europeos. Según explican los economistas la razón de ser de esta información es la óptima estructura de capital de las empresas españolas y la legislación vigente respecto a los procesos de bancarrota.

No obstante, sería estúpido obviar que el número de bancarrotas se ha multiplicado por seis desde el año 2007. Así, los datos aportados al respecto por el INE muestran que en el segundo trimestre del 2010, el número de empresas concursadas fueron  1.243.

Analizando las bancarrotas por sectores y aplicando el mismo ratio de quiebra en función del número de empresas de cada sector nos encontramos con el sorprendente dato de que el sector con más quiebras es el de la producción y la energía, seguido muy de cerca por la construcción. En el lado opuesto se encuentra el sector servicios en donde el ratio de quiebra se encuentra en 2 por cada 1000 empresas.

El índice Big Mac y la guerra de divisas

La actual guerra de divisas que se está viviendo en los mercados internacionales tiene su origen en el sistema de moneda fiduciaria gracias al cual el dólar estadounidense tiene desde principios del s. XX y hasta la actualidad la hegemonía en el mercado internacional de divisas. Debido a que muchos países guardan grandes cantidades de dólares como reservas, éstas pueden usarse para comprar mercancías sin la necesidad de conversión de la divisa de origen. Pero hay una sombra que acecha la hegemonía del sistema fiduciario estadounidense. Si la denominación de los precios de las mercancías se cambiaran a otras divisas, por ejemplo el euro o el yuan, muchos países venderían los dólares causando un desplazamiento de las reservas a estas nuevas monedas lo que desestabilizaría la curva de oferta y demanda del dólar estadounidense.

Por otro lado, el índice Big Mac de la revista The Economist, intenta calcular la sobre o infra valoración de una moneda con respecto al dólar  estadounidense basándose en el precio de un Big Mac en las diferentes capitales del mundo. Según informa la revista, en la actualidad el índice sugiere que el euro está sobrevalorado alrededor  del 29%. Y que los francos suizos es la moneda más cara con una sobre valoración del 80%. En Japón, de acuerdo con el índice de Mc Donalds, tienen un yen que está sólo un 5% sobrevalorado. En Brasil un Big Mac cuesta el equivalente de 5.26 $, lo que implica que el precio real está sobrevalalorado en un 42%.

Así que el euro, actualmente en 1,39$, estaría  sobrevalorado por el mercado siendo su valor real cercano a 1.08 $, según el índice. Si esto fuera cierto, entonces significaría que el euro podría llegar a mínimos, incluso menores de los que estuvo durante esta primavera (1,24$), cuando los temores por la crisis de deuda pública de la zona euro estaban en plena vigencia. ¿Es posible que el tipo de cambio euro-dólar vuelva a darse la vuelta? Ya lo creo que es posible.

En la guerra de divisas que se está librando en los mercados  se entrevén varias soluciones posibles para aliviar las futuras tensiones. La más temporal de estas soluciones tiene como protagonista a China. Si el gigante asiático mantiene su política de subida de tipos de interés y aumento de requisitos a los depósitos bancarios, su economía se frenará en el corto plazo, lo que reduciría el apetito por el riesgo, bajaría ligeramente el precio de las materias primas e impulsaría el dólar y el euro al alza.

La otra solución está en manos de  los países con superávit como Brasil, Japón o Corea del Sur quienes deberían empezar a gastar más  para equilibrar los mercados., aunque claro, tendrían que hacerlo a sabiendas de que eso podría ser perjudicial para sus propias economías. Sin embargo, los países que están intentando frenar las alzas de sus monedas,  tienen todas las de perder si EEUU continua depreciando su propia moneda (que ya cae un 12,42% frente al yen en lo que va de año). Recordemos que a EE.UU. le conviene seguir siendo la moneda de referencia en el ámbito internacional pero también que el dólar tenga un tipo de cambio favorable para sus exportaciones. Finalmente, a eso es a lo que se dedica Bernanke.

La confianza del consumidor estadounidense cae en picado

El dato que hoy ha determinado la dirección de los mercados ha sido el índice de confianza del consumidor (ICE) estadounidense. El dato había sido positivo en agosto situándose en los 53,2 puntos sobre una base de 100 ubicada en 1985, sin embargo, en septiembre el ICE se ubicó en 48,5. El dato ha sido publicado por The Conference Board: organismo sin ánimo de lucro encargado de llevar a cabo la encuesta a los 5000 hogares estadounidenses que forman parte de la muestra representativa de este índice.

Como puede verse en el gráfico ↑, la confianza del consumidor estadounidense no había sido tan negativa desde febrero del 2010 y julio del 2009. Para encontrar niveles de desconfianza semejantes antes de la crisis tendríamos que remontarnos a los años 30 del siglo pasado.

Según dijo Lynn Franco, directora de The Conference Board Consumer Research Center: “Septiembre ha sido un mes de retroceso de la confianza para los consumidores, los negocios y las condiciones del mercado de trabajo, junto con una visión más pesimista a corto plazo. En general, la confianza de los consumidores en el estado de la economía sigue siendo bastante sombría. Y, con tan pocas condiciones esperando para mejorar en el corto plazo, el ritmo de crecimiento económico no es probable que repunte en los próximos meses. “

Ha continuación se adjunta el gráfico con los datos de los últimos 20 años en los dos índices de confianza del consumidor más importantes en los EE.UU: el índice elaborado por la Universidad de Michigan y el elaborado por The Conference Board.

Mentiras al desnudo: Los Tratados de Libre Comercio con los EE.UU. arruinan a nuestros productores

Este mito, tan divulgado en América Latina, convierte en  daño lo que en realidad puede ser una enorme y ventajosa oportunidad. La propagación de este infundio genera un terreno abonado para que políticos demagogos entorpezcan u obstaculicen la celebración de tratados de libre comercio. Mientras que estos tratados han demostrado que conllevan éxito y prosperidad sobre todo cuando los países poseen complementariedades, el discurso imperante va por otro sendero. Otra vez el de la mentira.

En el caso Latinoamericano los ejemplos de México y Chile son ilustrativos. El TLC (NAFTA) firmado en 1994 ha acercado a México a los niveles de desarrollo de sus socios comerciales, Canadá y EE.UU. Sin este tratado, las exportaciones globales de México hubiesen sido alrededor de un 25% menos y la inversión extranjera directa (IED) un 40% menor. Asimismo, la transferencia tecnológica desde los EE.UU. hacia México se aceleró, hasta el punto de que el tiempo requerido para la adopción de cualquier nueva tecnología se redujo a la mitad del que tomaba antes del TLC. También contribuyó a la reducción de la pobreza, a la generación de nuevos empleos y a la mejora de su calidad. En conjunto, el ingreso por habitante en México hubiese sido entre un 4% y 5% menor a finales del año 2002 si no se hubiera implementado el acuerdo. Datos muy parecidos se pueden aplicar en Chile tras la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con EE.UU. Las exportaciones de aquel país a EE.UU. durante el año 2005 fueron un 8% superiores a las del año anterior, y un 80% más altas que en el año 2003. Las importaciones crecieron en 2005 un 39,4% con respecto al año anterior y un 88% con relación a 2003. Sin duda, la libre competencia  es uno de los indicadores más esclarecedores de la prosperidad de un país.

Este artículo viene de la siguiente serie: Mentiras al desnudo.

Capítulo 1

Capítulo 2

Capítulo 3

Capítulo 4

3.- Mentiras al desnudo: Para acabar con la pobreza hay que redistribuir la riqueza

Lamentablemente esta mentira no está sólo confinada en el ámbito de una vieja izquierda populista, sino que llega a ser un lugar común en casi todos los sectores de nuestro universo político. Numerosos comunicadores se encargan de transmitirla, reproducirla y amplificarla como una verdad irrefutable.

El error principal de esta afirmación es dividir la producción y la distribución de riqueza en compartimentos estancos, desligados el uno del otro. En realidad, son cara y cruz de un mismo proceso. Conforman un vínculo indisoluble. En este sentido, no es ocioso reafirmar que nadie tiene interés en producir lo que sabe de antemano que se lo van a quitar. Lo importante de todo proceso económico es la creación de riqueza, cuyo motor está en la empresa privada y no en las empresas generalmente deficitarias del Estado.

Ahora bien, la famosa ‘redistribución’ significa otra cosa muy distinta. Encarna el procedimiento de hacer uso del poder para apropiarse, por medio de impuestos, de recursos creados por el esfuerzo de la empresa privada para distribuirlos o dilapidarlos de forma arbitraria y coactiva.

Contrariamente a la creencia popular, esta redistribución forzosa de la producción altera el funcionamiento de los mercados y genera un efecto inverso al que se busca: al suprimir los estímulos a la creación de riqueza se convierte en un factor de empobrecimiento, porque los mercados no son otra cosa que miles de millones de personas que interactúan y ponen de manifiesto sus intereses, deseos, y preferencias por medio de otros miles de millones de acuerdos libres, pacíficos y voluntarios. El mercado es, en definitiva, lo que la gente quiere y desea.

Querer manipular el mercado libre encierra la pretensión de sistematizar y entender todos los deseos e intereses de los actores que están en juego. No existe procesador en el mundo capaz de semejante tarea y mucho menos un burócrata.

Este artículo viene de la siguiente serie:

Test de Estrés: Activos crediticios valorados por riesgo de impago

Entre la información útil que los Test de Estrés aportan a los curiosos, me parece reseñable señalar la que hace referencia al riesgo impago de los activos que pertenecen a las promotoras e inmobiliarias. Según la fotografía del sistema bancario español (anexo 1.1) la partida crediticia que más dañada se verá en el balance de los bancos durante 2010 y 2011 será la que hace referencia a los créditos de promotoras e inmobiliarias.

Según el escenario de referencia las pérdidas acumuladas podrían llegar a ascender a 63.679 millones de euros entre todas las entidades (bancos y cajas). De estas pérdidas potenciales el 70,9 por ciento se encontraría en manos de las cajas y tan sólo el 29,1 por ciento estaría en manos de los bancos. En el escenario tensionado, que asume una caída del PIB del 2,6 por ciento, las pérdidas acumuladas podrían llegar a ascender a 76.012 millones de euros. De estas pérdidas el 72,1 por ciento pertenecerían a las cajas y a los bancos les correspondería el 27,2 por ciento restante. En total, estas pérdidas podrían representar entre el 15 y el 17 por ciento del total del deterioro bruto acumulado que sufriría el sistema.

Esta información me parece reveladora de por sí. Muestra con claridad lo que ya todos sabíamos con anterioridad pero parecíamos no querer creer.

Durante años, y me refiero a muchos años, las costas y los litorales españoles han ido poblándose de casas y más casas sin orden ni concierto. Los planes de recalificación del  suelo salían a la luz en ayuntamientos de toda España tan raudos y veloces como se hacen los churros en la casa del churrero. Los maletines volaban de arriba abajo en la jerarquía funcionarial. Las cajas de ahorros sólo sirvieron de soporte impulsor para la especulación pura y dura.

Están tan politizadas que el amigote constructor nunca fue evaluado correctamente con respecto a sus riesgos reales de impago.  Tal vez el amigote ya había visitado al Banco Santander para pedir un crédito y estos se lo habían denegado pues sus ingresos parecían poco fiables. ¿Pero cómo se iban a negar a concederle el crédito en las cajas de ahorros…? Al fin y al cabo, el Director de la caja de ahorros había sido puesto en su silla por el partido con el que él había negociado y las personas a las que él había untado de billetes, sólo representaban un trámite más. Un pequeño paso para él y un gran paso para la urbanización de 700 casas más hortera del litoral marbellí.

Y así tenemos las cajas que tenemos… Tan limpias y legales como nuestros políticos. Ambos, siempre preocupándose por la caridad y el servicio social, por la inestimable labor de responsabilidad social que impulsan de cara a la galería y las operaciones especulativas que urden al amparo del especulador de turno que les unta con un maletín una billetada que les servirá para saciar sus aspiraciones materiales más horteras.

Veremos qué pasa en los próximos cinco años. En ese plazo de tiempo todas las cajas deberían estar privatizadas y dirigidas por equipos profesionales y no por zafios enchufados que sólo son profesionales en comer de la gorra. El rescate de las cajas nos costará más de 25.000 millones de euros acumulados desde el 2008, supuestamente será devuelto con unos intereses del 7 por ciento, pero cualquiera se lo cree.

La visión de la UE en la reforma del sistema financiero internacional

El ex director del FMI, Jacques de Larosière, realizó en febrero de 2009 un informe a petición de la Comisión y junto a un equipo de expertos en donde se desgranaban las causas y posibles soluciones a la crisis en 31 recomendaciones. Este informe se ha convertido en la hoja de ruta y el documento base sobre el que la UE y el G-20 están trabajando para reformar el sistema financiero internacional y los métodos de supervisión bancaria.

Desde la perspectiva de la supervisión financiera Larosière plantea dos bloques de reformas que podríamos dividir en supervisión financiera micro prudencial y supervisión financiera macro prudencial. El objetivo de la supervisión financiera micro prudencial consistiría en el control de las instituciones financieras a través de una red de supervisores financieros nacionales que trabajen en equipo y de forma coordinada entre los diferentes países. Por el otro lado, el objetivo de la supervisión financiera macro prudencial sería lograr crear un marco de análisis que permita detectar riesgos potenciales y debilidades de los sistemas financieros considerados en su conjunto. Comprendiendo también la utilización de mecanismos que permitan evitar o atenuar los posibles riesgos de contagio.

En este informe se afirma que desde el punto de vista regulatorio es necesario exigir a las entidades de crédito más recursos propios y de mejor calidad para que así en situaciones en las que los ciclos del negocio no sean favorables las tensiones generadas por el mercado puedan ser amortiguadas por estos “colchones de capital y reservas”. También se afirma que las entidades financieras deberían llevar a cabo estrategias a medio y largo plazo donde la exposición de los riesgos sea mucho menor que en las operaciones especulativas a corto plazo.

Otra de las recomendaciones de Larosière es la introducción de normas más estrictas para los elementos que se encuentran fuera del balance de los bancos y el potenciamiento de normas para el control y la gestión del riesgo y la liquidez. Además de una nueva regulación que limite y establezca ciertas premisas en el pago de los bónuses a los empleados de banca para que los incentivos estén mejor alineados con los intereses de los accionistas.

En referencia a las agencias de rating el grupo de expertos de Larosière recomienda que haya una autoridad europea y mundial que tenga la potestad de registrar y supervisar a las agencias de rating. También creen que es necesaria una revisión del modelo de negocio y financiación de estas agencias y de las posibilidades de calificación y asesoramiento que las agencias pueden llevar a cabo al mismo tiempo.

En cuanto a los productos estructurados, los expertos creen que las agencias deberían ser obligadas a incluir un nuevo sistema de codificación que los diferencie de los clásicos productos de renta fija y variable. Sobre los CDS’s el grupo recomienda introducir al menos un centro de coordinación bien capitalizado y garantizar que el emisor de los instrumentos titulizados conserve en sus balances durante toda la vida del instrumento una cantidad significativa del riesgo subyacente no cubierto. Finalmente, sobre los mercados de derivados (OTC’s) desde el informe se recomienda que se simplifiquen y estandaricen la gran variedad de productos existentes. El grupo de expertos recomienda también la revisión de los acuerdos de Basilea II sobre requerimientos de capital como principio básico sobre los que empezar a construir un nuevo marco regulatorio y supervisor para la UE y el resto del mundo.

En torno a la propuesta del grupo Larosière la Comisión ha elaborado una serie de iniciativas encaminadas a lograr mejores y más adecuados sistemas de remuneración y supervisión. No obstante, debido a la falta de consenso en algunas áreas el progreso está siendo lento. Por su parte, en los EE.UU. se están llevando a cabo ciertos avances paralelos aunque con ciertos matizes. Habrá que esperar unos meses hasta que la nueva regulación entre en marcha pero desde luego parece evidente que es necesario poner ciertas barreras al campo pues son muchos los que se han aprovechado de la falta de legislación y la excesiva laxitud de los organos supervisores y reguladores. Uno de los asuntos más candentes que quedan por determinar es el como actuar ante la quiebra de aquellas entidades y empresas que sean “demasiado grandes para quebrar”.  Ciertas autoridades son partidarias de cobrar un impuesto especial a la banca con el objetivo de crear un fondo común de rescate para los casos de quiebra. No obstante, son muchos los que creen que si el banco que quiebra es una de esas instituciones demasiado grandes para quebrar no habrá suficiente dinero con el fondo de rescate, y por lo tanto, el consumidor final tendrá que ser quien pague el pato en última instancia. Veremos a ver qué pasa…

Los costes laborales en Europa y en España

Los gráficos que veis a continuación representan el aumento de los costes laborales en Europa y en España. El primero de los dos gráficos representa el aumento de los costes laborales procedentes de sueldos y salarios. El segundo gráfico muestra el aumento de los costes laborales sin incluir los sueldos y salarios.

Se denomina coste laboral al coste total en que incurre el empresario por la utilización de factor trabajo. Incluye los costes salariales más  otros costes que soportan las empresas como las Percepciones no Salariales (pagos por incapacidad temporal, desempleo, indemnizaciones por despido, adquisición de prendas de trabajo, gastos de locomoción y dietas de viaje, plus de distancia y transporte urbano, etc.) y por supuesto, las cotizaciones obligatorias a la seguridad social.

El primer gráfico muestra el incremento de los costes laborales para el empresario teniendo en cuenta tan sólo los sueldos y salarios:

A continuación se muestra el incremento de los costes laborales para los empresarios sin tener en cuenta los sueldos y salarios.

Ambos gráficos están elaborados sobre una base de 100 en el año 2000. En ellos se puede ver claramente como el incremento de Reino Unido y España es muy superior al del resto  dando lo mismo si se hace la comparación con todos los países de la UE de los 27, o con la euro zona.

Los costes laborales son uno de los mayores lastres de nuestra competitividad. Así lo afirman premios Nobel y economistas de a pie. Para lograr frenar este ascenso desorbitado de los costes laborales algunos economistas han propuesto reducir el sueldo a los trabajadores un 20%. Sin duda esta medida parece más que imposible, quizás por ello en las últimas semanas se han realizado algunas propuestas interesantes que de llevarse a cabo reducirían a la mínima expresión las aportaciones empresariales a la seguridad social. Según el economista Gómez Navarro una de las mejores soluciones para reducir nuestros costes laborales sería grabar sobre el IVA ese dinero que se deduciría el empresario. Esta medida no deja de ser polémica, sin embargo, en estos momentos el principal desafío y reto al que tiene que hacer frente la economía española es conseguir ser competitiva a nivel internacional. Lo que está claro es que hay que hacer cambios drásticos y uno de los fundamentales podrá ser la tan peleada reforma laboral.

Fitch nos degrada y nuestras perspectivas de crecimiento siguen estancadas

Este fin de semana hemos sido testigos de algo que se veía venir…  La Agencia de calificaciones Fitch ha decidido degradar la calificación de la deuda soberana del Reino de España. La retirada de la confianza de la agencia de rating Fitch sigue la estela de lo que hace un mes Standard & Poor’s llevo a cabo. A continuación adjunto un par de gráficos extraídos del informe elaborado  por Fitch sobre España. En el siguiente gráfico se pueden ver las escasas previsiones de crecimiento esperado para nuestro país el cual se prevé crecerá de forma leve y casi irrisoria a partir de 2011:

El siguiente gráfico muestra una comparación de la deuda corporativa de Gran Bretaña, la Eurozona y España. La riqueza neta, o quizás deberíamos decir nuestra pobreza bruta, muestra cuan endeudadas están las empresas españolas. También es prueba de este empobrecimiento la infinidad de refinanciaciones y renegociaciones de créditos  que estamos viendo un día sí y otro también.

Esta semana Fitch nos ha dado un aviso. De las tres grandes agencias de calificación crediticia que hay en el mundo dos ya han puesto en duda nuestra calidad crediticia degradando nuestra calificación de AAA a AA+… ¿Será la siguiente Moody’s?